Abogados Capitol

Con independencia de que un particular haya suscrito un contrato de prestación de servicios no laboral con una determinada persona o empresa, dándose de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), ya sea como trabajador autónomo o como trabajador económicamente independiente, lo que realmente importa a la hora de determinar si la relación que les une es de naturaleza laboral son las características concretas que han definido dicha relación, especialmente si ha existido o no dependencia y ajeneidad en la forma de prestar el servicio.

En efecto, como ya ha resuelto nuestro Tribunal Supremo en multitud de ocasiones:la determinación del carácter laboral o no de la relación que une a las partes, no es algo que quede a la libre disposición de estas, sino que es una calificación que debe surgir del contenido real de las prestaciones concertadas y de la concurrencia de los requisitos que legalmente delimitan el tipo contractual” (STS de 13 abril 1985; 18 de abril EDJ 1988/3164 y 21 de julio de 1988 EDJ 1988/6556 , 5 de junio 1990).

Si eres un trabajador autónomo, o un trabajador autónomo económicamente independiente, pero la práctica totalidad de tu trabajo es prestado para una misma persona o empresa  bajo sus órdenes y directrices, ponte en contacto con nosotros (941 25 82 22 - CAPITOL Abogados) y estudiaremos tu caso sin compromiso, es posible que puedas exigir que se te reconozca tu verdadero estatus de trabajador por cuenta ajena, con todos los derechos añadidos que ello implica, entre ellos; reclamar que la empresa cotice por ti en el régimen ordinario retroactivamente y que la Seguridad Social te devuelva las cuotas que has venido ingresando, así como reclamar una indemnización por despido improcedente en caso de que tu contrato sea extinguido.

Llega la navidad y la lotería está más presente que nunca en nuestras mentes. Según publicaba ABC, el sorteo de navidad de 2017 ha puesto a la venta 5 millones de décimos más que en 2015, repartiéndose 70 millones de euros más en premios, alcanzando un total de 2.310 millones de euros.

Todas las campañas navideñas de Loterías y Apuestas del Estado proclaman que "el mejor premio es compartirlo". Sin embargo, en no pocas ocasiones el reparto de este tipo de ingresos acaba en los tribunales. Y no únicamente en la jurisdicción civil, también en la penal. 

Os dejamos el extracto de una sentencia emitida por el Tribunal Supremo el 22 de febrero de 2016 que confirma la condena a un año de prisión, por la comisión de un delito de apropiación indebida, a dos empleados que jugaban semanalmente a un sorteo de la ONCE junto con la encargada de la limpieza de la oficina en la que trabajaban, y que decidieron repartirse el premio en solitario aprovechando que su compañera estaba ausente el día en que la fortuna llamó a sus puertas. 

También fueron solidariamente condenados a abonar a su compañera su parte del premio, 33.333 euros.

"En consecuencia, en el caso actual nos encontramos claramente ante un delito de apropiación indebida, pues el recurrente se apropió para sí del dinero del premio que recibió con la obligación de entregarlo a la cotitular del cupón premiado. El título inicial del que surge la obligación de entregar la parte proporcional del premio correspondiente a la denunciante es la copropiedad del cupón premiado, que atribuye a los copropietarios el derecho al reparto del premio a partes iguales, si no se hubiese pactado otra cosa. El título final, una vez cobrado el premio por el recurrente, es la comisión o mandato tácito, pues ha de entenderse que el recurrente cobró el "billete en nombre y representación de los cotitulares, como gestor del cobro o mandatario de los mismos, recibiendo la totalidad del premio con la obligación de entregar su parte a cada uno de los copropietarios del billete".

"En definitiva, el recurrente se apropió para sí, repartiéndolo con la otra condenada que no ha recurrido, la tercera parte del premio perteneciente a la tercera titular del cupón de los ciegos que jugaban conjuntamente y que resultó premiado. Es decir se apropió de dinero recibido en función de un título que producía la obligación de entregarlo, lo que constituye el delito de apropiación indebida sancionado en el art 252 vigente cuando ocurrieron los hechos, y 253 vigente en la actualidad, que mantiene expresamente el dinero como objeto propio de esta modalidad delictiva".

 

Feliz navidad y próspero año 2018!!