Abogados Capitol

La Directiva Europea 27/2012 DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO de 25 de octubre de 2012 relativa a la eficiencia energética, impone en su artículo 9  varias obligaciones relacionadas con la contabilización individualizada de consumos de energía , entre ellas la relativa a la energía térmica de los sistemas de calefacción centralizados, con la pretensión de que el consumidor  conozca  periódicamente el consumo que realiza para poder adecuar el uso que hace de la energía y para que pague en función de lo que consume.

Dicha Directiva debió haberse traspuesto a la legislación española  en junio de 2014. Sin embargo no se realiza  hasta el Real Decreto 56/2016 de eficiencia energética y , además, no se impone la obligatoriedad de que todas las viviendas dispongan de contadores individuales de calefacción. En definitiva, muchas comunidades de propietarios han pospuesto, por ello, las realización de obras  a la espera de la aprobación de la normativa legal que detalle los requisitos a cumplir a pesar.

Paradójicamente, el Real Decreto-ley 8/2014 de 4 de julio , determina el régimen de sanciones  en caso de incumplimiento en materia de consumos energéticos y más concretamente las multas que se recogen en caso de incumplimiento ( entre 1001 y 10.000 euros), tipificando como infracción grave el no cumplir  con la obligación de instalar contadores de consumo ( de calor, frío y/o agua caliente sanitaria)individuales o soluciones alternativas siempre que sea económica y/o técnicamente viable. En definitiva, están previendo una sanción por el incumplimiento de una obligación que todavía no se ha traspuesto a la legislación española por lo que es obvio que, antes o después, se procederá a regular la exigencia de contadores individuales, aunque hoy por hoy todavía no sea obligatorio.

Qué ocurre si a pesar de no estar todavía obligados, una Comunidad de Propietarios acuerda la instalación de contadores individuales de calefacción?

Hay muchas Comunidades de Propietarios que con independencia de la exigencia legal de dicha instalación, están a favor de su realización puesto que ayuda a evitar el despilfarro energético, cada vecino paga por lo que consume, se evitan disputas en la comunidad y todo ello contribuye a cumplir con los objetivos internacionales de ahorro energético y mejora del Medio Ambiente.

Por eso,  entendemos que ,aunque todavía no sea una exigencia legal, la instalación de contadores individuales en una Comunidad de Propietarios es una decisión para la que, conforme al artículo 17,3 de la Ley de Propiedad Horizontal, no se necesita unanimidad y obliga a todos los propietarios y como consecuencia de ello, o bien accede el propietario disidente a que se instale en su domicilio dicho contador, o bien se le cobra como al que más consume, salvo que sea posible calcular su consumo por otras vías . Este es nuestro parecer, en aplicación de la Directiva europea 2012/27/UE  sobre eficiencia energética la que  establece en su artículo 10.1 .2º párrafo relativo a Información sobre la facturación  que " Sólo en el caso de que el cliente final no haya facilitado una lectura del contador para un intervalo de facturación determinado se basará la facturación en una estimación del consumo o un cálculo a tanto alzado", puesto que  aunque la Directiva mencionada no se haya traspuesto todavía a la legislación española, al haberse decidido voluntariamente la instalación de contadores individuales, parece equitativa esta previsión que la  misma Directiva realiza de cara a contabilizar el consumo del propietario que no facilite la lectura del contador ( ya sea por negarse a que entren en su vivienda cuando el contador se encuentre ahí, o porque se niegue a instalar el propio contador.)